Claustrofobia: Miedo a los espacios reducidos; superación de fobias con Realidad Virtual de @psious

La claustrofobia o el miedo a encontrarse en espacios pequeños o habitaciones sin la posibilidad de escapar es una fobia específica prevalente en la sociedad (2-10% de la población general). Corresponde al subtipo de “fobias específicas”, en las que emerge una respuesta de ansiedad intensa o incluso miedo después del contacto con un estímulo específico. Sus factores de riesgo son vastos y están relacionados entre sí, desde la predisposición genética hasta el condicionamiento cognitivo. Este último es especialmente importante en el desarrollo de esta fobia, donde la persona aprende a temer contextos de los que no puede escapar con facilidad o cerrados.

Según la Asociación Americana de Psiquiatría, la claustrofobia es el miedo a encontrarse en un espacio o una situación en los se teme estar encerrado y/o de difícil huida. Los síntomas imitan a los típicos de un ataque de pánico o manifestaciones similares (mareos, caídas, vómito, incomodidades cardíacas, etc). Como consecuencia, la persona trata de evitar este tipo de situaciones limitando su vida cotidiana.

Este miedo está asociado a la percepción del espacio, al proceso cognitivo de evaluar la seguridad y el control sobre éste. Por ejemplo, este miedo tiene un valor adaptativo en el caso de túneles, en el que el movimiento se encuentra limitado y el riesgo de lesiones es elevado. Sin embargo, el problema se produce cuando la persona desarrolla respuestas ansiógenas a contextos en los que siente que no puede escapar, aun cuando no existe ningún riesgo real.

Normalmente, se inicia con una sensación de ansiedad o sofoco en una situación determinada en un espacio cerrado. Posteriormente, para evitar otra crisis, el paciente claustrofóbico deja de asistir al lugar en cuestión. Como consecuencia del miedo de experimentar la situación de nuevo, aparece una respuesta ansiosa por la posibilidad de exponerse a otro ataque. Debido a de este proceso, el paciente termina aprendiendo que, si se encuentra en un lugar cerrado o del que no pueda escapar, sufrirá un ataque de pánico y, por consiguiente, intentará evitarlo (Price, 2011).

Finalmente, es importante mencionar que la realidad virtual es una buena alternativa a las técnicas tradicionales usadas en el tratamiento de la claustrofobia. A diferencia de la exposición en vivo, la realidad virtual permite la estandarización y el control sobre los parámetros de las sesiones de exposición. Asimismo, es particularmente útil para repetir la exposición a las situaciones temidas las veces que sea necesario. Además, previene ataques de pánico y, así, disminuye el riesgo de reforzar el miedo ya existente.

Resumen de las Escenas

Nos podemos encontrar en un ascensor, mas grande o de reducidas dimensiones, entrar en el metro, podemos poner que este lleno o vacio, entrar en habitaciones pequeñas, o haciendo una prueba de Resonancia Magnética

Acerca de Oriol Mercade

Sport Psychologist Freelance from Barcelona. ( Office and on-line couching in: sport, personal life, and academic performance) (Degree in Psychology). -Master in Sleep Medicine -Master in Sport Psychology -Master in Sport Administration
Esta entrada fue publicada en realidad virtual, Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s