Rendiment acadèmic

Entrenament mental per afrontar el Batxillerat

Des de fa 8 anys, l’escola GRAVI de Barcelona ofereix als alumnes de Batxillerat la possibilitat de realitzar uns tallers d’entrenament mental i de intel·ligència emocional amb Oriol Mercádé, que a més cada any realitza un cicle de 10 conferències als alumnes de l’escola STUCOM de Barcelona.

A mes a la consulta privada s’han atés nombrosos casos d’estudiants de MIR, de Medicina i Oposicions que han buscat un acompanyament per assolir satisfactoriament els seus resultats

20151214_155404 (2)

http://www.gravi.com/intel%C2%B7ligencia-emocional/

A principi de curs els alumnes de Batxillerat assisteixen a una conferència sobre Motivació i, més endavant, tenen l’opció de participar voluntàriament en els tallers. Es demana als alumnes interessats que es comprometin a assistir  les 5 sessions programades per a cada curs

Les sessions que configuren els tallers han anat variant d’un any a l’altre fins arribar a la fórmula actual: 5 sessions d’una hora i mitja, distribuïdes entre finals de novembre i principis de febrer. Es realitzen els dimarts o els dijous a la tarda, de 15.15h a 16.45h, per als alumnes de 1r de batxillerat, i els dilluns o dimecres, a la mateixa hora, per als alumnes de 2n de batxillerat, fent-ho coincidir amb les tardes sense classes dels respectius cursos.

Els tallers estan presentats i dirigits per l’Oriol Mercadé i Canals, psicòleg del rendiment, director de AltRendiMent. L’Oriol estableix un paral·lelisme, molt adequat per als nois i noies d’aquesta edat, entre el rendiment acadèmic i l’esportiu.

A 1r de batxillerat el taller porta el títol: “ENTRENAMENT EN INTEL·LIGÈNCIA EMOCIONAL”. Al llarg de les cinc sessions es treballa la percepció i la facilitació emocional, la comprensió i regulació emocional, l’autoconeixement, l’autoestima i les habilitats comunicatives i de lideratge. L’adquisició d’aquestes habilitats es fa necessària en un moment tan complex com l’adolescència, on l’estat emocional influirà positivament o negativa sobre la capacitat de l’estudiant.

A 2n de batxillerat, sota el títol, “ENTRENAMENT EN HABILITATS PSICOLÒGIQUES”, se simula l’entrenament mental dels esportistes d’elit, treballant la capacitat estratègica (planificació i anàlisi d’exàmens), la concentració, la confiança i autocontrol dels nervis i els hàbits de vida saludable.

Els coneixements adquirits i les tècniques assajades són aplicables a moltes situacions i pretenen encarar, amb millors garanties d’èxit, la incorporació de nous continguts i les seves relacions, les proves, les exposicions orals i els exàmens.

En nuestra vida, ya sea laboral o académica, en algún momento puede que nos encontremos con los términos habilidad y esfuerzo, pero ojo, que no significan lo mismo. El hecho de que te esfuerces mucho para lograr algo no quiere decir que lo consigas, y, en estos casos es cuando es de vital importancia que la habilidad no sea desmerecida. ¿Cuántos de vosotros os habéis esforzado estudiando un examen o en una tarea y no salió bien? Yo misma, y más de una vez. El motivo de diferenciar estos conceptos es hacerse a la idea de que ambos son importantes a la hora de obtener y valorar el rendimiento académico y laboral, aunque lo que objetivamente lo mida sean los resultados.

Cuando hablamos de rendimiento académico y de rendimiento laboral, hablamos de factores intrínsecos que afectan de forma directa al comportamiento de la persona a la hora de realizar con más o menos efectividad una tarea, sea cual sea el plano al que nos referimos y de los que hablaremos a continuación, pero sí podemos decir que alcanzar un buen rendimiento es alcanzar una serie de objetivos con la mayor eficacia posible, ya sea de tarea o de resultado. Porque el objetivo de resultado solo es la consecuencia del desarrollo los objetivos de tarea, los cuales también deben ser valorados.

¿Qué es el rendimiento académico?

El rendimiento académico es la evaluación que hacen los profesionales del conocimiento que se consigue con el estudio ya sea en el ámbito escolar, en el instituto o en la universidad. El estudiante que “supuestamente” tiene un buen rendimiento escolar o un buen rendimiento universitario, es el que consigue buenas calificaciones en los exámenes y en las pruebas que los profesores les ponen a lo largo de su vida académica, pero también se debe valorar el esfuerzo versus la habilidad del mismo.

Así pues, podríamos definir el rendimiento académico como la evaluación de las capacidades que tiene el alumno y la demostración por parte de éste, de todo lo aprendido durante su vida académica. Así mismo, implica también que el alumno pueda responder adecuadamente a los estímulos que le proporciona su educación, algo que está directamente relacionado con la aptitud pero también con la actitud, ya que la actitud es el motor de cualquier rendimiento.

Aun así, hay muchos factores y muy diversos que pueden influenciar de una forma muy potente tanto en el rendimiento escolar como en el rendimiento universitario, factores que pueden ir desde la propia dificultad del temario que se estudia en cada curso, su longitud, y la aptitud de cada uno de los estudiantes, siendo necesario evaluarlos cuidadosamente para ser capaces de poder ayudar a mejorar el rendimiento académico del alumno.

También puede haber otros factores de índole psicológica que es necesario tratar con un profesional, como puede ser la falta de concentración, de motivación, o incluso de la inadecuada interpretación subjetiva de las mismas calificaciones.

En cualquier caso, lo mejor que podemos hacer es adoptar unos hábitos sanos de estudio para mejorar el rendimiento, y aprender a valorar el esfuerzo y lo aprendido y no tan solo los resultados.

¿Cómo medir el rendimiento académico?

El profesor o el profesional tienen varias herramientas para evaluar si hay un bajo rendimiento escolar o un bajo rendimiento universitario en los estudiantes, y es conveniente pluralizar sus fuentes. Debemos pensar que un estudiante puede mostrar cuáles son sus conocimientos con una herramienta, pero no con otra, por lo que necesitamos buenas estrategias para evaluar los logros académicos y de ésta forma poder realizar una planificación adecuada que se adapte a las necesidades reales.

Usar una prueba estandarizada de logros permite comparar a los estudiantes que se evalúan con el promedio de estudiantes de la misma tipología en un determinado ámbito. La ventaja de usarlas está en su validez y fiabilidad, aunque no tiene en cuenta los casos particulares y muchas veces hay variables de confusión que distorsionan los resultados. Por este motivo es de vital importancia no basarnos solamente en las pruebas estandarizadas y reformular las líneas de evaluación del alumno en cada curso.

Consejos para mejorar el rendimiento académico

Una evaluación académica puede ser una forma de detectar el bajo rendimiento de un alumno, y, la necesidad de que mejore en sus competencias para optimizar su esfuerzo, su aprendizaje y su motivación.
No obstante, podemos realizar algunas acciones que pueden ayudar a que el rendimiento académico mejore notablemente.

Por ejemplo, es una buena idea aprender a organizarnos en cuanto a lo que se refiere dar un orden de prioridades a las distintas tareas que tengamos que realizar, establecer un horario de estudio que nos permita estar descansados y descansar entre estudio y estudio para poder rendir mejor, incluso comer de manera adecuada y hacer ejercicio físico dentro del plan de estudio para favorecer el esfuerzo de nuestro cerebro y nuestro descanso. Recuperar es vital para rendir.